Una vida de película

“Dime a qué prestas atención y te diré quien eres”.

José Ortega y Gasset.

A veces hay opciones en la vida, y ello nos lleva a elegir “vivir una vida de opción”, hasta tal punto que pudiera parecer de película.

Este es el caso de la siguiente historia, donde la determinación, las creencias y los valores personales se dan la mano.

edith-construccion-up-1

Barry Martin en el 2006 se incorporó a su nuevo trabajo como jefe de obra para la construcción de un lujoso centro comercial en la ciudad de Seattle. Los promotores habían logrado comprar todas las parcelas, excepto una casa.

La primera misión de Barry fue convencer a la persona propietaria de la casa de que la vendiera. La casa era de Edith Macefield, una anciana que nació en 1921.

Barry, el jefe de obra, pensó que la vía diplomática sería la mejor para convencer a la anciana para que vendiera su pequeña y vieja casa.  “Buenos días señora Macefield –comenzó Barry–, sólo venía a decirle que hoy vamos a hacer mucho ruido. Si tiene cualquier problema, este es mi teléfono”. Edith aceptó el ofrecimiento y pocos días después llamó a Barry para pedirle… que la llevara a la peluquería. “Ya no puedo conducir mi viejo Chevrolet Cavalier”, se excusó Edith. Aquello fue el comienzo de una gran amistad.

Cuando Barry le preguntó por qué no quería vender su casa, a pesar de que le ofrecían un millón de dólares y una vivienda en otro barrio de Seattle, Edith le contestó: “Yo no quiero mudarme. No necesito el dinero. El dinero no significa nada para mí. Esta es mi casa. Mi madre murió aquí, en este mismo sofá. Regresé a Estados Unidos desde Inglaterra para cuidar de ella. Me hizo prometer que la iba a dejar morir en casa y no en una residencia. Cumplí mi promesa y es aquí donde quiero morir, en mi propia casa, en este sofá”.

Edith, de joven aprendió francés y alemán y se trasladó a Inglaterra. Contaba de sí misma que había sido espía británica en Alemania, que había escapado del campo de concentración de Dachau y que aprendió a tocar el clarinete gracias a su primo, el legendario músico de jazz Benny Goodman.

Al acabar la Segunda Guerra Mundial permaneció en Inglaterra atendiendo a huérfanos de guerra. Se hizo experta en ópera, y fan de Fran Sinatra y de Greta Garbo. Su vida seguía siendo divertida y alocada, hasta que en 1965 su madre enfermó gravemente y ella regresó a los Estados Unidos para atenderla. Su madre vivía en esa casa de Seattle, y allí murió, pocos años después. Para conservar su recuerdo, ella decidió echar raíces y quedarse allí. Para siempre.

up 3.jpg

Esta es la verdadera historia que inspiró la película Up. La historia de Edith y de su rechazo de la suculenta oferta apareció en la prensa y llegó a oídos de los responsables de la productora Pixar. La película “Up”, cuenta la maravillosa historia de amor en la que un hombre decide honrar la memoria de su esposa salvando la casa en la que vivieron tantos años de felicidad.

La película se estrenó en 2009, pero Edith no pudo verla porque un cáncer de páncreas acabó con su vida el 15 de junio de 2008. Barry cuidó de ella hasta el final.
Edith up 2.jpg
¿Y qué pasó con la casa? La heredó Barry, no se la ofreció a sus antiguos jefes, decidió mantener la memoria de su valiente amiga y venderla a una persona que se comprometiera a conservarla como Edith la dejó.

A veces, es posible vivir una vida de película, manteniendo la opción por la vida elegida.

Anuncios

Adaptarse o morir

Vivir no es sólo existir,
sino existir y crear,
saber gozar y sufrir
y no dormir sin soñar.
Descansar, es empezar a morir.
Gregorio Marañón

Suponer que el futuro será semejante al pasado es una locura. Es la llamada ley de uniformidad de la naturaleza. Es suponer que todo va a mantenerse como en el pasado.

Pretender mantenerse en la vida y caminar por ella, sin tener que adaptar costumbres, creencias o hábitos, es tan sólo una fantasía de control, para vivir sin la ansiedad de la incertidumbre.

Todo cambia y nosotros los humanos, cambiamos con el cambio. En la capacidad de cambiar con inteligencia, adaptándonos o modificando lo que sucede en nuestro entorno reside la clave de sobrevivir. Sabemos que la supervivencia de la especie humana se ha producido gracias a los individuos que fueron capaces de adaptarse al cambio. No sobrevivieron los más fuertes o los más inteligentes entre las especies. Permanecieron vivos los que mejor se adaptaron y modificaron las nuevas circunstancias.

Vivimos en medio del cambio. Asimilar las circunstancias o acomodar nuestra vida a la nueva situación se hace imprescindible.

Se me antoja, esta vieja película como metáfora de la vida, donde a veces, se corre, se comparte el camino, y siempre -siempre- suceden cosas. Sobrevivir es la cuestión.

Juan BELLIDO, palabra de coach.

 

Amor a primera vista

¿Crees en el amor a primera vista, o me doy otra vuelta?

 

En un día como hoy, 14 de febrero, os hago dos propuestas de coaching profundo:

1. Piensa en un símbolo que represente para ti el Amor.

2. Escribe tres frases que definan qué es para ti el Amor.

El primer ejercicio te aportará información sobre cómo expresas el Amor. Recordemos que la palabra símbolo proviene de la palabra griega sym-bolom y significa “aquello que une” igual que diabolo proviene de dia-bolom y significa “aquello que separa”.

El segundo ejercicio te evocará hacia las creencias que posees en torno al amor. Por ejemplo: para una persona puede existir el amor a primera vista, y para otra otra no. Ambas opiniones son creencias. Y por tanto personales. En la cita que encabeza este post, juego con ese mensaje.

Para el día de hoy, símbolos y creencias sobre el amor para los creativos de Disney: el cortometraje Paperman dirigido por John Kahrs, y ambientada en Nueva York de los años 40.

Feliz Amor.

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

Amour, como la vida misma!

“Una película que, ¡brrrroooom!, te convierte en cascotes todo tu edificio personal. (…) Es un trabajo tan bueno que parece un milagro que no caiga en un solo momento en ninguno de los muchos agujeros sentimentales que podría haber”

(E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)

Hacía mucho tiempo que una película no me dejaba sin palabras.

La simpleza y honestidad de la cinta, pudo moverme y hacerme pasear por el jardín de las emociones encontradas.

La ternura, el amor incondicional, el inexorable paso del tiempo, se presentan en esta película desde el silencio atronador y el ritmo lento de la imagen.

Como digo, una película difícil de ver, y más difícil de olvidar… ¡Como la vida misma!

 

Creatividad y coaching

“Todas las ideas son reversibles,

piénsalas al revés.

dale la vuelta”

Si siempre haces lo mismo, solo obtendrás lo que ya tienes. Si deseas algo nuevo haz algo diferente, decía Sigmund Freud.

Es frecuente, trabajar esta idea en las sesiones de coaching. CAMBIO, CREATIVIDAD Y COACHING, van en numerosas ocasiones de la mano.

“Es que no se, el tipo de tipo que se enamora de mi es el típico tipo que a mi no me gusta y el típico tipo que a mi me gusta es el típico tipo que nunca se enamoraría de mi.”, dice locuazmente la protagonista. La queja que no moviliza, nos paraliza.

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

Éxito y felicidad

“El éxito consiste en conseguir lo que se desea.

La felicidad, en disfrutar de lo que se consigue”

www.juanbellido.com

Si quieres, puedes

“Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante.
La vida, en realidad, es una calle de sentido único.”
Agatha Christie


Os dejo hoy una entrevista al actor más taquillero del mundo, Will Smith.

Habla del sentido de la vida, tal vez debería escribir, “el sentido de su vida”

Smith, surgido como cómico en la televisión hace casi 20 años y famoso por sus cintas de humor y acción, confiesa que se siente cómodo protagonizando dramas sensibles y trascendentes, y de ello parece haber aprendido bastante para su propia vida.