Hay que saltar p’a dentro

Quien mira hacia afuera, sueña.

Quien mira hacia adentro, DESPIERTA

Carl Jung.

cartografia jung

Los humanos somos tendentes a buscar explicaciones para lo que nos pasa. Dependiendo de dónde busquemos la respuesta, atribuiremos lo que nos pasa a nuestra responsabilidad o a la de otras personas o circunstancias.

Esto es lo que en psicología se llama atribuciones defensivas. Saber buscar la respuesta en el lugar adecuado, es ya, por sí mimo, un excelente y sanador trabajo personal.

Os dejo con una canción que habla sobre ello. Donde hace referencia a lo absurdo de buscar en el pasado o ; lo importante de ver, oír; buscar en el presente y sobre todo saltar p’a dentro.

Hoy voy a contar la historia
Del arrepentido
Que viviendo en la memoria
Se perdio el camino

Es hermano de ese que anda
Siempre en el futuro
Pasa temporadas largas
Sordo, ciego y mudo

Hoy voy a cantarte la cancion
Del arrepentido

Si saltas vives
Pero hay que saltar pa’ ‘dentro
Y no hay parada de metro
Que nos lleve a ese lugar

Donde los miedos
Se confunden con la vida
Y no queda otra salida
Que volvernos a encontrar
Con el presente

El que no lleva las cuentas pendientes
Del más humilde hasta el más influyente
El que te dice, oye Melen, pórtate bien
Vamos pa’ Oviedo que nos deja el tren

Hoy voy a contar la historia
Del que busca afuera
Queriendo encontrar culpables
Para sus problemas.

 

Anuncios

Si tu no sabes nada de mi.

Ha vuelto a hacerlo. Amaia Montero vuelve con una canción significativa.

“Si tu no sabes nada de mi”, una frase por sí sola muy terapéutica.

Dedicado a todas la personas que para encontrase a sí mismas tienen que hacer el trabajo de dejar de atender al qué dirán.

“NACIDOS PARA CREER”

Hay quien encuentra raro que a los 40
No este casada
Pocos me han desnudado
Muchos me hacen la cama

Otros juran que bebo y que en persona
No valgo nada
Que hace dos o tres tallas
Que no entro en mis vaqueros

Y a veces me dan ganas de volverme y decir

Si tu no sabes nada de mi
Ni donde ni con quien ni cuando
Si cuelgo a dios o al diablo en la pared
A que me atreví o que nunca haré

¿A cuándo vendes tu la verdad?
Quién te dio vela en este entierro
No busco un clavo ardiendo
Y si miro atrás tu no estás ahi
Con los que pondrán la mano en el fuego por mi

Nadie conoce a nadie
Mucho no entienden en lo que saben
O afilan un puñal en cada pedestal

Dónde estan los que ayudan
Quién el feo, el bueno y el malo
Cuál de los doce es Judas?
Quien durmio al otro lado?
Quien dijo y quien si?
A quien voy yo a decir?

Si tu no sabes nada de mi
Ni donde ni con quien ni cuando
Si cuelgo a Dios o al diablo en la pared
A que me atreví o que nunca haré

A cuánto vendes tu la verdad?
Quién te dio vela en este entierro
No busco un clavo ardiendo
Y si miro atrás tu no estás ahi
Y nunca estarás

Los mios nunca bajan los brazos
Los mios saltan cuando yo salto
Los mios van a estar a mi lado
Igual que si hago un tres, que si escondo un as.