Amour, como la vida misma!

“Una película que, ¡brrrroooom!, te convierte en cascotes todo tu edificio personal. (…) Es un trabajo tan bueno que parece un milagro que no caiga en un solo momento en ninguno de los muchos agujeros sentimentales que podría haber”

(E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)

Hacía mucho tiempo que una película no me dejaba sin palabras.

La simpleza y honestidad de la cinta, pudo moverme y hacerme pasear por el jardín de las emociones encontradas.

La ternura, el amor incondicional, el inexorable paso del tiempo, se presentan en esta película desde el silencio atronador y el ritmo lento de la imagen.

Como digo, una película difícil de ver, y más difícil de olvidar… ¡Como la vida misma!

 

La Inteligencia Emocional y el Sexo

En un experimento con más de mil parejas de hermanas gemelas, científicos del King’s College de Londres demostraron que las mujeres con más inteligencia emocional -habilidad para gestionar los sentimientos propios y ajenos- tienen el doble de orgasmos que el resto de las féminas.

¿Por qué gemelas? Al parecer, de esta manera era más fácil separar los factores medioambientales y los genéticos de sus respuestas.

Cada una de las voluntarias respondió a un cuestionario sobre su conducta sexual que a la vez cuantificaban su Inteligencia emocional. Los resultados fueron claros, existe una potente asociación entre la IE (inteligencia emocional) y la frecuencia del orgasmo tanto durante el coito como con la masturbación.

Según Tim Spector, coautor del estudio, a raíz de los resultados no cabe duda de que “la inteligencia es una ventaja incluso en la cama”.

Lógico deducir que aquellas mujeres que tienen mayor capacidad de comunicación y empatía son claras candidatas a tener unas relaciones sexuales más satisfactorias, pues su habilidad para comunicarse con su pareja y expresarle sus deseos y expectativas aumentan el placer sexual.

La autora principal del estudio, Andrea Burri, apunta ciertas claves para mejorar en ambos aspectos Inteligencia Emocional y Sexo:

Gestiona el estrés: cuando estamos estresados disminuye nuestra capacidad de pensar y los sentimientos negativos son los que afloran. Llevado al campo de la sexualidad, desconecta y déjate llevar por las sensaciones.

Conecta con tus emociones: tus pensamientos influyen claramente en la forma en la que te sientes. Si a la hora de mantener relaciones no dejas fluir pensamientos positivos será muy difícil que llegues a tener un orgasmo. Vive el momento y disfruta con cada caricia.

La forma de comunicarnos es importante: si queremos expresar algo que suena diferente para quien lo escucha son importantes las formas. Durante tus relaciones dile a tu pareja que quieres pero de una forma dulce y sin reproches.

El lugar de tu existencia

La barrera más difícil está en la mente

Es tiempo de carnaval.

Una vez más fiesta y pensamiento, al servicio del placer y el hacer.

Sin desperdicio… “Los válidos”

Otras entradas antiguas de carnaval aquí

¿Y qué es el apego?

Hoy un tema de coaching profundo, para navegar en lo hondo…

¿Y qué es un apego?

“Es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona no es posible ser feliz.”

DESEOS

Hay un deseo común, que es el cumplimiento de lo que se cree que va a dar felicidad al yo, al ego. Ese deseo es apego, porque ponemos en él la seguridad, la certeza de la felicidad.

Es el miedo el que nos hace desear agarrar con las manos la felicidad, y ella no se deja agarrar. Ella es. Esto sólo lo descubrimos observando, bien despiertos, viendo cuándo nos mueven los miedos y cuándo nuestras motivaciones son reales. Si nos aferramos a los deseos, es señal de que hay apego.

El apego habrá perdido la batalla cuando lo descubras, y ya no tendrá el poder que la inconciencia le daba. Tú mandarás sobre él.

La aprobación, el éxito, la alabanza, la valoración, son las drogas con las que nos ha hecho drogadictos la sociedad, y al no tenerlas siempre, el sufrimiento es terrible.

El día en que entres de pleno en tu realidad, el día en que ya no te resistas a ver las cosas como son, se te irán deshaciendo tus ceguedades. Puede que aún sigas teniendo deseos y apegos, pero ya no te engañarás.

La base del sufrimiento es el apego, el deseo. En cuanto deseas una cosa compulsivamente y pones todas tus ansias de felicidad en ella, te expones a la desilusión de no conseguirla.

El estar despierto y mirar sin engaños no quiere decir que desaparezca tu programación, sino que allí estará, pero la verás claramente, y al apego lo llamarás apego, y a lo que creías amor lo llamarás egoísmo.

No existe necesidad de ser popular. No existe necesidad de ser amado o aceptado. No existe necesidad de estar en posición de relevancia o de ser importante. Éstas no son necesidades humanas básicas. Son deseos que nacen del ego —el yo condicionado—, del mío. Algo profundamente incrustado en ti. Tu yo no tiene interés en estas cosas. Él ya tiene todo lo que necesita para ser feliz. Todo lo que necesitas es concientizarte de tus apegos, de las ilusiones que esas cosas son, y estarás en camino hacia la libertad.

Las cosas son lo que son. No son mías, tuyas o de él. Esto es una mera convención entre nosotros.

No has de apegarte a ninguna cosa, ni a ninguna persona, ni aún a tu madre, porque el apego es miedo, y el miedo es un impedimento para amar.

Cuando un arquero dispara simplemente por deporte, aplica toda su destreza. Cuando apunta hacia un premio de oro, queda ciego, pierde la razón, ve dos blancos.

Su habilidad no cambió, pero sí el premio. Se preocupa más por vencer que por tirar. Y la necesidad de ganar lo vació de poder. La ambición quita poder.

La felicidad es tu esencia, tu estado natural y, por ello, cuando algo se interpone, la oscurece, y sufres por miedo a perderla. Te sientes mal, porque ansías aquello que eres. Es el apego a las cosas que crees que te proporcionan felicidad lo que te hace sufrir.

Lo malo es que la mayoría equipara la felicidad con conseguir el objeto de su apego, y no quiere saber que la felicidad está precisamente en la ausencia de los apegos, y en no estar sometido al poder de ninguna persona o cosa.

Si buscas ser feliz, procura no perseguir tus deseos, porque ellos no son respuesta para tu vida. Para ser feliz, abandona tus deseos o transfórmalos, entendiendo preferentemente su limitado valor. La realización de los deseos trae alivio y bienestar, no felicidad.

La raíz de todo sufrimiento es el apegarse, el apoderarse. Apegarse no es más que proyectar el ego, el mío sobre alguna cosa. Tan pronto como proyectas el yo en algo, el apego se instala.

Cuando retiramos lentamente las palabras “yo, mío, a mí” de nuestras propiedades, campos, ropas, sociedad, congregación, país, religión, de nuestro cuerpo, de nuestra personalidad, el resultado es liberación, libertad. Cuando no hay yo, las cosas son lo que son. Dejas que la vida sea vida.

Tú no tienes que impresionar a nadie, nunca más. Estás completamente cómodo con todo el mundo, no deseas nunca más nada de nadie. El no cumplimiento de tus deseos no te hace infeliz.

Si comprendieses tus deberes, apegos, atracciones, obsesiones, predilecciones, inclinaciones, y si te desprendieses de todo eso, el amor aparecería.

Anthony de Mello

ALGUNAS VERDADES
Anthony de Mello

  1. Verdad: Estás aferrado a una falsa creencia, a saber, la de que sin una cosa o persona determinada no puedes ser feliz.
  2. Verdad: Limítate a disfrutar de las cosas y de las personas, negándole a apegarte a ellas, ni de celarlas. Si no te apegas te ahorrarás toda la tensión emocional que supone el protegerlas y conservarlas. Así disfrutarás de manera pacífica y relajada y así no sientes la menor amenaza ante que los demás disfruten de lo que disfrutas.
  3. Verdad: “Si aprendes a disfrutar el aroma de millares de flores, no te aferrarás a ninguna de ellas ni sufrirás cuando no puedas conseguirla… son tus apegos los que te impiden desarrollar un más amplio y más variado gusto por las cosas y las personas.” Y dejarás así que los demás disfruten de millares de flores.
  4. Verdad: Hay una sola cosa que origina la infelicidad: el apego. ¿Y qué es un apego? Es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona no es posible ser feliz.
  5. Verdad: Un apego no es un hecho. Es una creencia, una fantasía de tu mente, adquirida mediante una “programación”.

El dolor del cambio

“Yo mismo, en el momento de decir que todo cambia,

ya he cambiado”

Séneca 

Si hay algo que que abunda en la extensa literatura de autoayuda, psicología positiva y de coaching, son los ejemplos de cambio.

El coaching, en cuanto tal, ya comenté que en su esencia es acompañar para el cambio.

El cambio, lo entiendo como:

1. Alteración o modificación del estado actual de las cosas o situaciones.

2. Transición entre una situación presente y una a conseguir

3. Moverse de un equilibrio actual hacia otro futuro, pasando por una situación de inestabilidad.

Y de todos los textos leídos y estudiados lo que me sorprende sobremanera, es percibir cómo se profundiza, -a mi entender-, poco en el dolor del cambio.

Y no me refiero lógicamente  sólo a los casos donde hay que vivir el duelo, del que ya escribí. Donde el cambio no es ni elegido, ni percibido positivamente.

Me refiero a los procesos de cambio, que aunque sean percibidos como positivos e incluso son elegidos libremente, provocan en el proceso una porción de dolor.

La huída del dolor nos aleja del cambio, a veces mitigando resignadamente el deseo  de alcanzar un objetivo de mejora y evolución.

Por eso, es importante descubrir qué información nos aporta ese dolor.

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

(Puedes ver otras entradas sobre el cambio aquí)

Cuando sientes frío en la mirada
cuando alguien a roto tu sonrisa de cristal
y tu carita de porcelana se acuerda de su mano
mano de metal

u es hora de empezar a andar
u se acabaron las lagrimas
u es hora de empezar a andar
rompe tu jaula

Cuatro primaveras calladas
las losas se callan no saben decir “ná”
siente las espinas que se clavan bien adentro donde duele más

u es hora de empezar a andar
u se acabaron las lagrimas
u es hora de empezar a andar
rompe tu jaula ya

ESTRIBILLO:

Miira
escapa que la vida se acaba, que los sueños se gastan, los minutos se marchan
salta que la calma te abraza, los momentos se pasan y se te rompe el alma
ai el alma

Cuando sientes que nunca lo estrañas,
y la lluvia cae castigando la ciudad
ver algo tan loca en tu alma
sus barcas en tus ojos
y tus escudos no podrán remar

de nada vale ya llorar
se acabaron las lagrimas
sientes que ya no hay marcha atrás
rompe tu jaula ya

ESTRIBILLO:

Mira
escapa que la vida se acaba, que los sueños se gastan, los minutos se marchan
salta que la calma te abraza, los momentos se pasan y se te muere el alma
ai el alma

y siente la llamada de la libertad
rompe las cadenas que te hacen llorar
corretela, monta y no lo pienses más
salta, rie, baila
y siente la llamada de la libertad
rompe las cadenas que te hacen llorar
corretela, monta y no lo pienses mas
salta, rie, baila

Escapa que la vida se acaba, que los sueños se gastan, los minutos se marchan
salta que la calma te abraza, los momentos se pasan y se te rompe el alma
uai
escapa que la vida se acaba, que los sueños se gastan, los minutos se marchan
salta que la calma te abraza, los momentos se pasan y se te rompe el alma
uai el alma

escapa que la vida se acaba, que los sueños se gastan, los minutos se marchan
salta que la calma te abraza, los momentos se pasan y se te rompe el alma
el alma, el alma

 

Siempre voy detrás de lo que siento

“El hombre se  autorrealiza  en la  misma medida en que se

compromete al cumplimiento  del  sentido de su vida”

Víctor  Frankl

Una de las satisfacciones más importantes que  siento como coach, es ver que las personas que inician el valiente proceso de la mejora personal, sienten ese vértigo que produce tener delante de ellas la completa libertad de elegir.

El coaching como disciplina, apoya sabiendo que:

No basta con querer, hay que saber…

…qué se quiere,

…cómo se quiere,

…para qué se quiere.

 

Cuando se va detrás de lo que se siente,  dan ganas de brindar.

Brindis!

Brindis!!
Seguir siguiendo al corazón
y coquetear con la intuición
seguir creciendo y esquivando las rutinas
seguir soñando en un rincón
seguir creyendo que hay un Dios
que me endereza de un tirón la puntería
es que siempre voy detrás de lo que siento
cada tanto muero y aquí estoy…

Tantos desiertos que crucé
tantos atajos esquivé
tantas batallas que pintaron mis heridas
tantos incendios provoqué
tantos fracasos me probé
que no me explico como canto todavía
y es que siempre voy detrás de lo que siento
cada tanto muero y aquí estoy…

Por esos días por venir
por este brindis para mí
por regalarle a la intuición el alma mía
porque los días se nos van
quiero cantar hasta el final
por otra noche como éstas, por mi vida

Tantos festejos resigné
tantos amigos extrañé
tantos domingos muy lejos de mi familia
tantas almohadas conocí
tantas canciones me aprendí
que los recuerdos me parecen de otras vidas
siempre voy detrás de lo que siento
cada tanto muero pero no…

Por esos días por venir
por este brindis para mí
por regalarle a la intuición el alma mía
porque los días se nos van
quiero cantar hasta el final
por otra noche como éstas, por mi vida

Por esos días por venir
por este brindis para mí
por regalarle a la intuición el alma mía
porque los días se nos van
quiero cantar hasta el final
por otra noche como éstas, por mi vida

Y en esas noches de luna
donde los recuerdos son puñal
me abrazo a mi guitarra
y canto fuerte mis plegarias
y algo pasa, pero ya nada me hace llorar

Yo me abrazo a mi guitarra
y canto fuerte mis plegarias
y algo pasa, pero ya nada me hace llorar

Por esos días por venir
por este brindis para mí
por regalarle a la intuición el alma mía
porque los días se nos van
quiero cantar hasta el final
por otra noche como éstas, por mi vida

Por esos días por venir
por este brindis para mí
por regalarle a la intuición el alma mía
porque los días se nos van
quiero cantar hasta el final

por otra noche como éstas y por mi vida.

(Soedad Pastorutti.)

El camino hacia sí mismo

coaching camino