Una vida de película

“Dime a qué prestas atención y te diré quien eres”.

José Ortega y Gasset.

A veces hay opciones en la vida, y ello nos lleva a elegir “vivir una vida de opción”, hasta tal punto que pudiera parecer de película.

Este es el caso de la siguiente historia, donde la determinación, las creencias y los valores personales se dan la mano.

edith-construccion-up-1

Barry Martin en el 2006 se incorporó a su nuevo trabajo como jefe de obra para la construcción de un lujoso centro comercial en la ciudad de Seattle. Los promotores habían logrado comprar todas las parcelas, excepto una casa.

La primera misión de Barry fue convencer a la persona propietaria de la casa de que la vendiera. La casa era de Edith Macefield, una anciana que nació en 1921.

Barry, el jefe de obra, pensó que la vía diplomática sería la mejor para convencer a la anciana para que vendiera su pequeña y vieja casa.  “Buenos días señora Macefield –comenzó Barry–, sólo venía a decirle que hoy vamos a hacer mucho ruido. Si tiene cualquier problema, este es mi teléfono”. Edith aceptó el ofrecimiento y pocos días después llamó a Barry para pedirle… que la llevara a la peluquería. “Ya no puedo conducir mi viejo Chevrolet Cavalier”, se excusó Edith. Aquello fue el comienzo de una gran amistad.

Cuando Barry le preguntó por qué no quería vender su casa, a pesar de que le ofrecían un millón de dólares y una vivienda en otro barrio de Seattle, Edith le contestó: “Yo no quiero mudarme. No necesito el dinero. El dinero no significa nada para mí. Esta es mi casa. Mi madre murió aquí, en este mismo sofá. Regresé a Estados Unidos desde Inglaterra para cuidar de ella. Me hizo prometer que la iba a dejar morir en casa y no en una residencia. Cumplí mi promesa y es aquí donde quiero morir, en mi propia casa, en este sofá”.

Edith, de joven aprendió francés y alemán y se trasladó a Inglaterra. Contaba de sí misma que había sido espía británica en Alemania, que había escapado del campo de concentración de Dachau y que aprendió a tocar el clarinete gracias a su primo, el legendario músico de jazz Benny Goodman.

Al acabar la Segunda Guerra Mundial permaneció en Inglaterra atendiendo a huérfanos de guerra. Se hizo experta en ópera, y fan de Fran Sinatra y de Greta Garbo. Su vida seguía siendo divertida y alocada, hasta que en 1965 su madre enfermó gravemente y ella regresó a los Estados Unidos para atenderla. Su madre vivía en esa casa de Seattle, y allí murió, pocos años después. Para conservar su recuerdo, ella decidió echar raíces y quedarse allí. Para siempre.

up 3.jpg

Esta es la verdadera historia que inspiró la película Up. La historia de Edith y de su rechazo de la suculenta oferta apareció en la prensa y llegó a oídos de los responsables de la productora Pixar. La película “Up”, cuenta la maravillosa historia de amor en la que un hombre decide honrar la memoria de su esposa salvando la casa en la que vivieron tantos años de felicidad.

La película se estrenó en 2009, pero Edith no pudo verla porque un cáncer de páncreas acabó con su vida el 15 de junio de 2008. Barry cuidó de ella hasta el final.
Edith up 2.jpg
¿Y qué pasó con la casa? La heredó Barry, no se la ofreció a sus antiguos jefes, decidió mantener la memoria de su valiente amiga y venderla a una persona que se comprometiera a conservarla como Edith la dejó.

A veces, es posible vivir una vida de película, manteniendo la opción por la vida elegida.

Anuncios

Vivir la felicidad

“Nada es tan grave como parece cuando lo piensas”

Daniel Kahneman

recuerdo y experiencia.jpg

“Un hombre estaba escuchando una sinfonía que le resultaba una música absolutamente maravillosa, pero al final de la obra hubo un sonido chirriante horrible.”

Se le preguntó qué le había parecido la música y dijo:

– Estoy realmente muy afectado, el chirrido ha echado a perder la experiencia por completo.

Pero no fue así. Lo que se había echado a perder fueron los recuerdos de esa experiencia. Había tenido la experiencia. Había tenido 20 minutos de una música gloriosa. Había disfrutado felizmente durante 20 minutos. Y no contaron para nada, en absoluto, porque se quedó con un recuerdo, el recuerdo se había arruinado, y era todo lo que había quedado.

Este caso y muchos otros fue estudiado por Daniel Kahneman.

El profesor Daniel Kahneman, es  psicólogo de nacionalidades estadounidense e israelí, nacido en Tel Aviv en 1934. En 2002, conjuntamente con Vernon Smith, le fue concedido el “Premio Nobel” de Economía por haber integrado aspectos de la investigación psicológica en la ciencia económica, especialmente en lo que respecta al juicio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre.

Khneman explica cómo evaluamos la felicidad.

Como al oyente de la sinfonía, nos sucede con la sensación de felicidad, que está mediada bien por el recuerdo o por la experiencia.

Experiencia y recuerdo son dos cosas bien distintas.

Podemos vivir una experiencia maravillosa con nuestro primer Yo, el que tiene la experiencia. Pero si nuestro segundo Yo, el yo que recuerda, pone su énfasis en un pequeño detalle que ensombrezca ese atisbo de felicidad, dicha experiencia tomará la forma de un recuerdo triste.

El recuerdo de algo que pudo hacernos felices pero que se estropeó, puede hacernos olvidar los instantes que disfrutamos de verdad.

La felicidad, es el aquí y ahora de las experiencias.

Os dejo el video de Kanheman, donde cuenta cómo la ciencia de la psicología explica lo que desde antaño las filosofías espirituales ya intuyen: “vivir la experiencia es vivir la felicidad”

Juan BELLIDO, palabra de coach

(Foto: Google)

 

No dejes de soñar

Realmente soy un soñador práctico; mis sueños no son bagatelas en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad.
Mahatma Gandhi

La materia con la que se trabaja en el coaching personal (life coaching), son los sueños.

No es casualidad, sino causalidad, que mis primeros talleres y seminarios de coaching, llevaran por título “coaching para conseguir tus sueños”.

Esta semana he tenido la dicha de sentir de cerca los sueños, de personas que están vivenciando su vida acorde con ellos,  en lugares tan dispares – o tal vez no- como Honduras, Bolivia, Sevilla, Zimbawe, Guinea Ecuatoria, Barcelona o Japón.

Todos ellos/as tienen en común que hacen suya la cita que encabeza este post.

Para ellos/as y para tí, que me lees, una canción para tu estrella interior:


Hay una estrella en tu interior, ya sé que no la puedes ver.
Hay tanta luz que se apagó, ya sé que tu dolor se fue.
Y cuéntame, puedes contar, no juzgaré tus pasos.
¡Escúchame, te escucharé!
Pusiste todo el corazón. Al final todo salió mal.
El corazón se equivocó, pero tu amor era verdad.
La realidad puede pesar dentro de ti, amigo.
¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Te quiero!
¡No dejes de soñar! ¡No dejes de soñar!
¡No dejes de soñar, amigo!
¡No dejes de soñar! ¡No dejes de soñar!
¡No dejes de soñar, amigo!
Cuando preguntes el porqué, comienza por pensar en ti.
Cuando te olvides otra vez, empieza por quererte a ti.
Y cuéntame, puedes contar, conmigo a cada paso.
¡Escúchame, te escucharé!
Porque la vida tuya es, y siempre tienes que luchar.
Y a veces tienes que perder, para luego poder ganar;
para sentir, para vivir, para soñar, ¡amigo!
¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Te quiero!
¡No dejes de soñar! ¡No dejes de soñar!
¡No dejes de soñar, amigo!
¡No dejes de soñar! ¡No dejes de soñar!
¡No dejes de soñar, amigo!
¡Eh tú, no dejes de soñar!
¡No dejes de soñar!
¡Oh, oh, oh, oh, oh, oh,… !
¡No dejes de soñar!
¡Oh, oh, oh, oh, oh, oh,… !

Los derechos emocionalmente sanos de los humanos

“Yo voy a volcar mis ilusiones en lo que quiero, serán las guías que marque el camino”

El puchero del hortelano

Hay canciones, que más que escritas con versos, parecen ser compuestas por versículos, dadas las enseñanzas que pretenden. 

La canción que os dejo hoy  (“La guía”), es una de ellas.

Habla de temas muy frecuentes en el coaching: decisiones en primera persona, asumir equivocaciones, búsqueda del propio camino, ilusiones, miedo a perder, crecer y sus consecuencias, tener un porqué para vivir, y dar el primer paso.

Todos los seres humanos, debemos tener presente, que entre los derechos emocionalmente sanos de los humanos, están, o deberían estar, el derecho a:

  • A sentir y expresar el dolor emocional.
  • A no hacer caso a los consejos.
  • A no acceder a peticiones sin sentirnos culpables o egoístas.
  • A tener momentos de soledad.
  • A no intentar solventar los problemas de otros.
  • A no adivinar las necesidades y deseos de los demás.
  • A elegir entre no responder o sí responder.
  • A comportanos de forma asertiva.
  • A equivocarnos y ser responsables de nuestros errores.
  • A tener nuestras propias opiniones y valores.
  • A sentir que nuestras propias necesidades, son tan importantes como las de los demás.
  • A experimentar y expresar los propios sentimiento.
  • A cambiar de opinión.
  • A mostrar la disconformidad.
  • A enfadarnos cuando se nos trata injustamente.
  • A cambiar lo que no nos satisface.
  • A detenernos y pensar antes de actuar.
  • A pedir lo que queremos.
  • A ser independientes.
  • A decidir qué hacer con nuestro tiempo.
  • A optar ante lo que nos gusta.
  • A buscar estrategias ante lo que nos da miedo.
  • A sentirnos alegres.
  • A expresar tristeza ante lo perdido.
  • A sorprendernos.

Siempre me ha gustado decidir antes de que lo hagan por mí 
Siempre me puedo equivocar, a eso no pienso renunciar
Que el derecho a equivocarse es un derecho universal
Y quien no te lo respeta creo que tiene, la verdad,
Los que van por un camino quieren que vayas detrás
Que hablan en imperativo y van sobrados de vanidad

Yo voy a volcar mis ilusiones en lo que quiero, serán las guías que marque el camino,
Revienten las puertas que están cerradas con cerrojos de desidia
Por el miedo a los fracasos, por el miedo a no poder.
Sólo se salta una valla si se intenta alguna vez
Y al caer si me hago daño de mis golpes aprenderé,
Cicatrices que recuerdan la aventura y crecer.
Yo voy a crecer.

Siempre me puedo confundir verlo todo negro cuando es gris 
Por eso nunca se debe renunciar a eso que quieres de verdad
Porque la vida es más bonito cuando hay algo por lo que luchar
El que lucha y el que espera tiene su oportunidad
Aunque haya mil tropiezos ir para adelante no ir para atrás
Disfrutando lo que andaste y lo que queda por andar.

Yo voy a volcar mis ilusiones en lo que quiero, serán las guías que marque el camino,
Revienten las puertas que están cerradas con cerrojos de desidia
Por el miedo a los fracasos, por el miedo a no poder.
Sólo se salta una valla si se intenta alguna vez
Y al caer si me hago daño de mis golpes aprenderé,
Cicatrices que recuerdan la aventura y crecer.

Yo voy a volcar mis ilusiones en lo que quiero, serán las guías que marque el camino,
Revienten las puertas que están cerradas con cerrojos de desidia 
Por el miedo a los fracasos, por el miedo a no poder. 
Sólo se salta una valla si se intenta alguna vez .

Triunfan los sueños

“Sabemos la diferencia entre un sueño y un objetivo”

Tener

Los únicos ideales que vale la pena tener son los que puedes aplicar a la vida diaria. Y al mundo.

BONO (U2)

Es buen tiempo -siempre lo es- para reconocer lo que tenemos, lo que queremos tener. Y para preguntarnos ¿qué estoy haciendo con lo que tengo?

SIE7E – TENGO TU LOVE

No tengo un celular con diamantes
de muchos kilates pa’ impresionar
Pero tengo una buena conversación,
con la que te enamoro más y más…

No tengo un Jet Privado
que compré con una Black Card
pero tengo una guagua vieja
con la que siempre vamos a pasear

No tengo ropa de Versace
ni musculatura dura para enseñar
pero tengo un par de brazos desnudos
que muy fuerte te van abrazar

No soy como Mariah Carey
con un jacuzzi lleno de agua Evian
pero tengo una chocita en la playa
pa’ que te bañes con aguita de mar

Ricky tiene cara linda,
Enrique Iglesias los millones
Aventura las mansiones
Pero…

Yo tengo tu amor,
I got your love,
Yo tengo tu amor
Yo tengo tu love, Yeahh! (x2)

El tiempo vale más que un Rolex
el amor más que un table dance
el amigo más que un peso en el bolsillo
como el que tú acabas de gastar

Hablar vale más que un Iphone
y más cuando alguien te quiere escuchar
saber vale más que el diploma
como el que tú acabas de enmarcar

El compromiso vale más que el anillo
No hay palabra si no hay corazón
El silencio vale más que un grito
cuando el grito no es por amor

Tu mirada vale más que el oro
enseñarte vale más que un tabú
y aunque pueda tenerlo todo todo,
nunca hay nada si me faltas tú

Chayanne baila bien bonito,
Fonsi canta afinaito
Juanes los grammys latinos
Pero…

Yo tengo tu amor,
I got your love,
Yo tengo tu amor
Yo tengo tu love, Yeah! (x2)

No estoy entre los más bellos
de People en Español
Pero tu mirada me dice 
que soy el Brad Pitt de tu corazón, jaa!

Lady Gaga gana en twitter
y tambien en el facebook
Justin Bieber en youtube

Pero…

Yo tengo tu amor,
I got your love,
Yo tengo tu amor
Yo tengo tu love (x4)

NO TE DETENGAS

No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …

Atribuido al gran Walt Whitman

No te detengas

Walt Whitman

(1819-1892)

Surgirá un nuevo orden
y sus hombres serán
los sacerdotes del hombre,
y cada hombre será
su propio sacerdote.


NO TE DETENGAS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …