Hay caminos que hay que andar descalzo

Fito nos hace una nueva entrega de canciones y letras para disfrutar, sentir, pensar, emocionarse…

He señalado versos dignos de reflexión coach.

Juan BELLIDO

coach

www.juanbellido.com

CATORCE VIDAS SON DOS GATOS

Cuánto se grito diciendo nada

No pudimos ver con tanta luz

Yo buscaba el cielo en tu mirada

Y nunca sabré lo que encontraste tú.

Que te traigan flores las mañanas

Que no pases noches sin dormir

Que un sueño se pose en tus pestañas

Uno de esos sueños que me sueña a mí.

Detrás del viento un  huracán

Se fue formando en la cabeza

Cuando te cansas de sufrir, siempre me dejas.

Mi corazón es de cristal

No guarda nada que no veas

Sólo un  pequeño resplandor de nuestra hoguera.

Mi canción que nace del fracaso

Es sólo una piel sobre la piel

Algo que se besa y sabe amargo

Es mi boca seca,  nada que beber.

Pobre corazón que no sabe que decir

Si te vas por lo que soy

O por lo que nunca fui.

Hay caminos que hay que andar descalzo

Ya no te preocupes más por mí

Siempre me entra arena en los zapatos

Esta vez me quedo aquí.

Si te cabe el cielo en un abrazo

Siempre habrá una estrella para ti

Si catorce vidas son dos gatos

Aún queda mucho por vivir…

“DISFRUTAR ES CUMPLIR UN SUEÑO”

bmw

Sobre deseos, disfrutar y necesidades

Leo la prensa y encuentro en portada un anuncio de un nuevo coche que en mayúsculas reza:

“DISFRUTAR ES CUMPLIR UN DESEO”

… y me encanta el mensaje… (y el coche,jjajajajaj).

Es recurrente la pregunta, en las sesiones de coaching, donde a partir de una lista de deseos, al cliente se le orienta para que detecte qué necesidades reales quiere satifacer  alcanzando ese deseo.

Cuando se armonizar, unen o hilan deseos, sueños y necesidades, nuestra universo lógico se alinea con nuestro cerebro emocional y fluimos… y somos capaces de hacer cualquier esfuerzo por conseguirlo…

Si nuestros sueños, no están en congruencia con nuestras necesidades reales y profundas…nos estamos engañando.

Reza en mi tarjeta, (ya lo he comentado en otro post):

“La diferencia entre un sueño y un objetivo es un proyecto”. Cuando nuestros deseos responden a necesidades reales, trabajamos con toda nuestra energía (a través de un proyecto) para alcanzar nuestros sueños…

…Y como coach es una de las satisfacciones más grandes que da esta forma de vivir (o profesión)

Juan BELLIDO

coach

www.juanbellido.com

La vida vale cuando…

Cuando me preguntan por mis aficiones, siempre incluyo entre ellas aprender y desaprender. Os dejo hoy con un poema de Shakespeare, que me gusta y me enseña…”después de un tiempo…sigo aprendiendo”

Juan BELLIDO

coach

www.juanbellido.com

“Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma…

Y aprenderás que
amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre
significa seguridad…

Comenzaras a aprender que los besos no son contratos,
ni regalos, ni promesas…
Comenzarás a aceptar tus
derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente,
con la gracia de un adulto y no con la tristeza de un
niño…

Y aprenderás a construir hoy todos tus
caminos, porque el terreno de mañana es incierto para
los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer
en el vacío.

Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te
expones demasiado…
Aceptarás que incluso las
personas buenas podrían herirte alguna vez y
necesitarás perdonarlas…

Aprenderás que hablar
puede aliviar los dolores del alma…
Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos
segundos destruirla,
y que tu también podrás hacer
cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida…

Aprenderás que las verdaderas amistades continúan
creciendo a pesar de las distancias…
Y que no importa
que es lo que tienes, sino a quien tienes en la vida…
Y que los buenos amigos son la familia que nos
permitimos elegir…

Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, sí
estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian…
Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con
tu mejor amigo haciendo cualquier cosa o nada,
solo por el placer de disfrutar su compañía…

Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las
personas que más te importan y por eso siempre debemos
decir a esas personas que las amamos, porque nunca
estaremos seguros de cuando será la ultima vez que las
veamos…

Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que
nos rodea tienen influencia sobre nosotros, pero
nosotros somos los únicos responsables de lo que
hacemos…

Comenzarás a aprender que no nos debemos
comparar con los demás, salvo cuando queramos
imitarlos para mejorar…

Descubrirás que se lleva mucho tiempo
para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el
tiempo es corto.

Aprenderás que no importa a donde llegaste, sino a
donde te diriges y si no lo sabes cualquier lugar
sirve…

Aprenderás que si no controlas tus actos,
ellos te controlaran y que ser flexible no significa ser débil
o no tener personalidad,
porque no importa cuan
delicada y frágil sea una situación:
siempre existen dos lados.

Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo
que era necesario, enfrentando las consecuencias…

Aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica.

Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas
que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las
pocas que te ayuden a levantarte.
Madurar tiene mas que ver con lo que has aprendido de
las experiencias, que con los años vividos.

Aprenderás que hay mucho mas de tus padres en ti de lo
que supones.

Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus
sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan
humillantes y sería una tragedia si lo creyese porque
le estarás quitando la esperanza…

Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a
tenerla, pero eso no te da el derecho de ser cruel…

Descubrirás que solo porque alguien no te ama de la
forma que quieres, no significa que no te ame con todo
lo que puede, porque hay personas que nos aman, pero
que no saben como demostrarlo…
No siempre es suficiente ser perdonado por alguien,
algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti
mismo…

Aprenderás que con la misma severidad conque juzgas,
también serás juzgado y en algún momento condenado…

Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu
corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo
arregles…

Aprenderás que el tiempo no es algo que pueda volver
hacia atrás, por lo tanto, debes cultivar tu propio
jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que
alguien te traiga flores.

Entonces y sólo entonces sabrás realmente lo que
puedes soportar; que eres fuerte y que podrás ir mucho
más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se
podía más.

Es que realmente la vida vale cuando tienes el valor
de ¡enfrentarla!”.

Sobre la PNL

Es interesante el video sobre PNL.

Todos los coaches tenemos formación sobre PNL. Entenderás la lógica de ello, tras ver el video.

El video habla de algunos de mis maestros.

Juan BELLIDO

coach

www.juanbellido.com


con ojos de niño

juan bellido ojosHoy en el cursos que estoy impartiendo hablaré sobre nuestro niño interior, de ver el mundo con ojos de niño…

El coaching al despertar consciencias…nos conecta con nuestro niño interior.

Gracias a todas las personas que me habéis iluminado y apoyado en el encuentro con mi niño a lo largo de mi vida… Vosotras y vosotros sabéis quiénes sois…Gracias…

Juan BELLIDO

coach

www.juanbellido.com

http://www.coachingespiritual.com

El niño interior

A veces nos invade una sensación de tristeza que no logramos controlar.

Percibimos que el instante mágico de aquel día pasó y que nada hicimos. Entonces la vida esconde su magia y su arte.

Tenemos que escuchar al niño que fuimos un día y que todavía existe dentro de nosotros. Ese niño entiende de momentos mágicos. Podemos reprimir su llanto, pero no podemos acallar su voz. Ese niño que fuimos un día continúa presente.

Bienaventurados los pequeños, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Si no nacemos de nuevo, si no volvemos a mirar la vida con la inocencia y el entusiasmo de la infancia, no tiene sentido seguir viviendo.

Existen muchas maneras de suicidarse. Los que tratan de matar el cuerpo ofenden la ley de Dios. Los que tratan de matar el alma
también ofenden la ley de Dios, aunque su crimen sea menos visible a los ojos del hombre.

Prestemos atención a lo que nos dice el niño que tenemos guardado en el pecho. No nos avergoncemos por causa de él. No dejemos que sufra miedo, porque está solo y casi nunca se le escucha.

Permitamos que tome un poco las riendas de nuestra existencia. Ese niño sabe que un día es diferente a otro.

Hagamos que se vuelva a sentir amado. Hagamos que se sienta bien, aunque eso signifique obrar de una manera a la que no estamos acostumbrados, aunque parezca estupidez a los ojos de los demás.

Recuerden que la sabiduría de los hombres es locura ante Dios. Si escuchamos al niño que tenemos en el alma, nuestros ojos volverán a brillar.

Si no perdemos el contacto con ese niño, no perderemos el contacto con la vida…

Paulo Coelho

Nuestro niño interior

Nuestro niño interior tal vez quiere despertar y volver a reír y a soñar como lo hacia en otros tiempos. Ese niño que de pronto jugaba, compartía, sonreía, y no sabia del dolor, de las heridas, que día a día gastaba toda su energía sin pensar en el futuro ya que no conocía esa palabra, ni podía imaginar a qué se refería cuando algún adulto la pronunciaba.

Ese niño que vive en ti, que vive en mi, que de pronto se quedó dormido porque sintió que no valía la pena estar despierto preso de cosas que desconoce como son las preocupaciones, los problemas laborales, la falta de dinero, las injusticias, el engaño, y todo aquello que te cansa y que también a él lo llenó de cansancio porque lo dejaste de lado, medio olvidado o totalmente o solo lo recordas cuando regresas con tus pensamientos a aquellos momentos en que consideras que fuiste feliz, muy feliz…

Tenemos que despertar a ese niño, necesita estar despierto y volver a reír, porque si él no ríe nosotros tampoco, si él no es feliz nosotros tampoco.

¡¡Vamos!! Es el momento de mirar hacia adentro, y verlo, está ahí esperando que aprendas a vivir este presente que se nos va tan rápido, está en vos esperando que vuelvas a soñar, que algún día grites de felicidad, que sienta que podes bailar al compás de tu música sin importarte si es tu música preferida. Perdón, amor, y otras tantas palabras endulzan los oídos de ese niño y lo alimentan con caricias en el alma.

No eres más joven ni eres un anciano por la edad cronológica que tengas, eres tan joven como el niño que vive en ti (a veces pregunto en mis sesiones ¿cuántos años tienes?… “los que te quedan por vivir”… “se tiene la edad que se ejerce” -nota de Juan BELLIDO), pero si dejas que siga adormecido, si dejas que ese sueño sea eterno entonces sí podrás tener la vestimenta y el cuerpo de un adolescente pero tu espíritu estará envejecido.

Si hoy volves a reír por cualquier cosa que te sucede, si hoy llegas a casa y te perdes en algo que te alegra, si cuando vas por la calle te da risa el sombrero de alguien que pasa a tu lado, y si al salpicarte los pantalones con barro, te reís porque sentís que los lunares no te quedan bien: la mitad de la batalla está ganada… Lo despertaste y él espera que así seas todos los días, porque es el encargado de mostrarte la felicidad en las pequeñas cosas y eso forma parte del gran misterio de la vida.


Graciela De Filippis

¿tienes reloj? ¿tienes tiempo?

Tuareg%20contra%20el%20viento

Mi próximo viaje humanitario irá por estas lindes… si el Destino así lo quiere.

Ahora disfruto de las enseñanzas de este pueblo…

Son incontables las veces que sale el tema “tiempo” en las sesiones de coaching. El coaching tiene una aplicación muy potente y eficaz para aprender a gestionar el tiempo con talento y eficacia…

Os dejo una entrevista a un tuareg que no tiene desperdicio. Disfrutadla.

Juan BELLIDO

coach

www.juanbellido.com

www.acompañamientopersonal.com

 

TU TIENES EL RELOJ, YO TENGO EL TIEMPO
entrevista realizada por VÍCTOR-M. AMELA a:
MOUSSA AG ASSARID,

No sé mi edad: nací en el desierto del Sahara, sin papeles…!

Nací en un campamento nómada tuareg entre Tombuctú y Gao, al norte de Mali. He sido pastor de los camellos, cabras, corderos y vacas de mi padre. Hoy estudio Gestión en la Universidad Montpellier. Estoy soltero. Defiendo a los pastores tuareg. Soy musulmán, sin fanatismo.

– ¡Qué turbante tan hermoso…!

– Es una fina tela de algodón: permite tapar la cara en el desierto cuando se levanta arena, y a la vez seguir viendo y respirando a su través.

– Es de un azul bellísimo…

– A los tuareg nos llamaban los hombres azules por esto: la tela destiñe algo y nuestra piel toma tintes azulados…

– ¿Cómo elaboran ese intenso azul añil?

– Con una planta llamada índigo, mezclada con otros pigmentos naturales. El azul, para los tuareg, es el color del mundo.

– ¿Por qué?

– Es el color dominante: el del cielo, el techo de nuestra casa.

– ¿Quiénes son los tuareg?

– Tuareg significa “abandonados”, porque somos un viejo pueblo nómada del desierto, solitario, orgulloso: “Señores del Desierto”, nos llaman. Nuestra etnia es la amazigh (bereber), y nuestro alfabeto, el tifinagh.

– ¿Cuántos son?

– Unos tres millones, y la mayoría todavía nómadas. Pero la población decrece… “¡Hace falta que un pueblo desaparezca para que sepamos que existía!”, denunciaba una vez un sabio: yo lucho por preservar este pueblo.

– ¿A qué se dedican?

– Pastoreamos rebaños de camellos, cabras, corderos, vacas y asnos en un reino de infinito y de silencio…

– ¿De verdad tan silencioso es el desierto?

– Si estás a solas en aquel silencio, oyes el latido de tu propio corazón. No hay mejor lugar para hallarse a uno mismo.

– ¿Qué recuerdos de su niñez en el desierto conserva con mayor nitidez?

– Me despierto con el sol. Ahí están las cabras de mi padre. Ellas nos dan leche y carne, nosotros las llevamos a donde hay agua y hierba… Así hizo mi bisabuelo, y mi abuelo, y mi padre… Y yo. ¡No había otra cosa en el mundo más que eso, y yo era muy feliz en él!

– ¿Sí? No parece muy estimulante. ..

– Mucho. A los siete años ya te dejan alejarte del campamento, para lo que te enseñan las cosas importantes: a olisquear el aire, escuchar, aguzar la vista, orientarte por el sol y las estrellas… Y a dejarte llevar por el camello, si te pierdes: te llevará a donde hay agua.

– Saber eso es valioso, sin duda…

– Allí todo es simple y profundo. Hay muy pocas cosas, ¡y cada una tiene enorme valor!

– Entonces este mundo y aquél son muy diferentes, ¿no?

– Allí, cada pequeña cosa proporciona felicidad. Cada roce es valioso. ¡Sentimos una enorme alegría por el simple hecho de tocarnos, de estar juntos! Allí nadie sueña con llegar a ser, ¡porque cada uno ya es!

– ¿Qué es lo que más le chocó en su primer viaje a Europa?

– Vi correr a la gente por el aeropuerto.. . ¡En el desierto sólo se corre si viene una tormenta de arena! Me asusté, claro…

– Sólo iban a buscar las maletas, ja, ja…

– Sí, era eso. También vi carteles de chicas desnudas: ¿por qué esa falta de respeto hacia la mujer?, me pregunté…. Después, en el hotel Ibis, vi el primer grifo de mi vida: vi correr el agua… y sentí ganas de llorar.

– Qué abundancia, qué derroche, ¿no?

– ¡Todos los días de mi vida habían consistido en buscar agua! Cuando veo las fuentes de adorno aquí y allá, aún sigo sintiendo dentro un dolor tan inmenso…

– ¿Tanto como eso?

– Sí. A principios de los 90 hubo una gran sequía, murieron los animales, caímos enfermos…. Yo tendría unos doce años, y mi madre murió… ¡Ella lo era todo para mí! Me contaba historias y me enseñó a contarlas bien. Me enseñó a ser yo mismo.

– ¿Qué pasó con su familia?

– Convencí a mi padre de que me dejase ir a la escuela. Casi cada día yo caminaba quince kilómetros.. Hasta que el maestro me dejó una cama para dormir, y una señora me daba de comer al pasar ante su casa… Entendí: mi madre estaba ayudándome…

– ¿De dónde salió esa pasión por la escuela?

– De que un par de años antes había pasado por el campamento el rally París-Dakar, y a una periodista se le cayó un libro de la mochila. Lo recogí y se lo di. Me lo regaló y me habló de aquel libro: El Principito. Y yo me prometí que un día sería capaz de leerlo…

– Y lo logró.

– Sí. Y así fue como logré una beca para estudiar en Francia.

– ¡Un tuareg en la universidad. ..!

– Ah, lo que más añoro aquí es la leche de camella… Y el fuego de leña. Y caminar descalzo sobre la arena cálida. Y las estrellas: allí las miramos cada noche, y cada estrella es distinta de otra, como es distinta cada cabra… Aquí, por la noche, miráis la tele.

– Sí… ¿Qué es lo que peor le parece de aquí?

– Tenéis de todo, pero no os basta. Os quejáis. ¡En Francia se pasan la vida quejándose! Os encadenáis de por vida a un banco, y hay ansia de poseer, frenesí, prisa… En el desierto no hay atascos, ¿y sabe por qué? ¡Porque allí nadie quiere adelantar a nadie!

– Reláteme un momento de felicidad intensa en su lejano desierto.

– Es cada día, dos horas antes de la puesta del sol: baja el calor, y el frío no ha llegado, y hombres y animales regresan lentamente al campamento y sus perfiles se recortan en un cielo rosa, azul, rojo, amarillo, verde…

– Fascinante, desde luego…

– Es un momento mágico… Entramos todos en la tienda y hervimos té. Sentados, en silencio, escuchamos el hervor… La calma nos invade a todos: los latidos del corazón se acompasan al pot-pot del hervor…

– Qué paz…

– Aquí tenéis reloj, allí tenemos tiempo.

Un libro de regalo…

Un cliente que asisistió a mis sesiones de coaching, es ejecutivo de una importante empresa. Me pidió que le apoyara mediante el coaching a definir su estilo de liderazgo. Bueno… en la primera sesión me pidió “ayuda” para sentirse mejor en su trabajo, y aprender a “mandar” mejor, sin sentirse mal… El liderazgo fué lo que finalmente trabajamos…con unos resultados y nivel de satisfacción en él y en sus empleados ¡¡¡espectaculares!!!

Es para mi muy gratificante, poder contar hoy esto (con su autorización, por supuesto). De regalo final del proceso le regalé uno de mis libros gurú en materia de liderazgo…

Juan BELLIDO

coach

www.juanbellido.com

http://www.acompañamientoersonal.com

Cubierta adversidad 4ª edición (Page 1)A partir de una serie de biografías de distintos personajes, la obra pretende ser un homenaje a aquellas personas que han sabido sacarle partido a la adversidad. “Desde la adversidad. Liderazgo, cuestión de carácter” ofrece algunas claves sobre el líder del siglo XXI, pero también quiere ser un libro para ver lo positivo de la vida y la esperanza en una situación difícil.

Al tratar de analizar el papel de un líder o las características que marcan al que ejerce cualquier tipo de liderazgo, el autor considera que vendrá marcado por cinco puntos fundamentales: su biografía y su experiencia de vida; sus acciones; su carácter junto con su talento; sus valores, su dimensión moral y su honestidad; y su formación y educación. Para Álvarez de Mon un líder debe ser una persona capaz de “inspirar a los demás en una dirección noble y estimulante, a la vez que debe poseer talento y talante”. Entre las características más destacadas que debe poseer está la capacidad de “gestionar impopularidades”, la calidez, la cercanía, la humildad, tener una mente flexible y estar continuamente creciendo a nivel intelectual.

Para defender estas consideraciones en el primer capítulo hace un breve recorrido por las biografías de 21 personajes que han debido hacer frente y superar una gran adversidad en su vida. Entre ellos están Nelson Mandela, Josep Carreras, Andrea Bocelli, Hellen Keller, Reinhold Messner, Vaclav Havel, Andreu Grove, Victor Frankl,  Gustavo Zerbino, Valero Rivera, Mar Cogollos, Konosuke Matsushita, Ernest Shackleton, Juan Oiarzábal, Mike Krzyzewski, Lance Armstrong, Randy Snow, John de Zulueta, Alexandre Jollien, Christopher Reeve y muchos más.

De todos estos personajes se desprende, según el autor, que “la adversidad no te deja nunca indiferente, es un ejercicio de esperanza”. Las personas que son capaces de superar una gestión basada en el miedo al fracaso son aquellas que “tienen miedo y lo superan. Son hombres y mujeres reales, no superman”. Lo admirable de este tipo de líderes es, por tanto, su capacidad de superación ante la adversidad, ya que “en situaciones límite su nivel de autenticidad se dispara”. En definitiva, tanto a nivel personal como en el mundo de la gestión empresarial, “la adversidad es una escuela muy exigente”, comenta el autor.

Santiago Álvarez de Mon es Doctor en Sociología y Ciencias Políticas por la Universidad Pontificia de Salamanca y Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó un Master en Economía y Dirección de Empresas en el IESE, centro donde desarrolla actualmente su labor docente. Álvarez de Mon es también profesor invitado en los más importantes centros de negocio tanto de Europa como de Latinoamérica.