Deseos para un nuevo año

Con mis mejores deseos para un nuevo año…

Juan BELLIDO

http://www.juanbellido.com

Anuncios

Recuerdos

El cerebro no deja de sorprenderme… Mejor, debería decir…. mi cerebro no deja de sorprenderme. El rostro de la niña que toca lal pandereta forma parte de mi universo, de mi vida, de mi recuerdo… junto a la canción, el blanco y negro, la muñeca con su arítmico caminar… ¡qué sonrisa me arranca!!

Feliz Navidad!! y Felices recuerdos!!!

Juan BELLIDO

http://www.juanbellido.com

Mil historias

No quiero dejar nada por sentir,
ya sé quien soy.

Ana Torroja

Vivir el aquí y ahora, conocerse así mismo, reconocer los juegos a los que juegas en tu vida, sentir, saber qué quieres, saber quién eres, saber cómo vivir lo que quieres vivir, jerarquizar las tareas, gestionar el tiempo, encontrar un fin en la vida, construir una afirmación que te haga sentir quién eres y para qué vives, descubrir los vampiros del tiempo, saber hacer frente a las dificultades, decir No, decir Sí, romper con malos rollos, iniciar nuevos sueños, visualizar tu futuro, armonizar vida y obra, definir el legado que quieres dejar a los tuyos, aprender a delegar, aprender a soltar, distinguir amor de enamoramiento, ver el mundo diferente, cultivar el optimismo, vivir con humor y amor, descubrir, querer y quererte.

Temas y  asuntos típicos en mi consulta de coaching personal.

Mil historias recogidas en una canción optimista.

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

Enciendo velas en la madrugada,
voy deshojando flores en mi almohada,
mirando al techo me dejo llevar a otra realidad.

Y observo el sol que entra por mi ventana,
que me despeja y renueva mis ganas,
miro al espejo y me pegunto que me espera fuera.

Y siento todo tan brillante y tan magnético,
nada ni nadie puede hacer que me derrumbe
hoy que tiemble el suelo que allá voy,
pisando fuerte y sin reloj

Tengo una sonrisa para regalarte,
tengo mil cartas de amor, y tengo
todo el tiempo que perdí sin ver el sol.

Tengo mil historias que quiero
contarte escondidas en mi voz.

No quiero dejar nada por sentir,
ya sé quien soy.

Y salgo a pasear entre la gente,
y juego a imaginar de donde vienen,
y me enamoro de cada rincón
dejando al corazón volar.

Y extiendo la ciudad mirando al frente,
esta mañana el mundo es diferente,
descubro tantas cosas que no vi por no quererme…

Y siento todo tan brillante y tan magnético,
nada ni nadie puede hacer que me derrumbe
hoy que tiemble el suelo que allá voy,
pisando fuerte y sin reloj

Tengo una sonrisa para regalarte,
tengo mil cartas de amor, y tengo
todo el tiempo que perdí sin ver el sol.

Tengo mil historias que quiero
contarte escondidas en mi voz.

No quiero dejar nada por sentir,
ya sé quien soy.

Y al fin se que amanece y me respira la mañana,
deshacer las vendas que ocultaban mi mirada,
no quiero que la prisa me obligue a no ver nada,
por fin la lluvia me toca…

Tengo una sonrisa para regalarte,
tengo mil cartas de amor, y tengo
todo el tiempo que perdí sin ver el sol.

Tengo mil historias que quiero
contarte escondidas en mi voz.

No quiero dejar nada por sentir,
ya sé quien soy.

Despedidas y duelos

Ya he comentado, en otros post, que me es frecuente ver en mi  consulta de coaching, personas que buscan ayuda para superar sus pérdidas.

Pérdidas personales, materiales, inmateriales, es decir, de seres queridos (por muerte o separación), de cosas y de sueños, metas o ideales.

De manera muy EMOTIVA y sobrecogedora (al margen de lo oportuno o no de las cámaras de TV en un acto tan íntimo -no sé si intimista-), Estrella canta a su padre (Enrique Morente) -de cuerpo presente- “habanera imposible” de Carlos Cano.

He tenido ocasión de presenciar en mi vida, despedidas muy emocionantes… Traigo al recuerdo la de una amiga que con 22 años perdió la vida mientras relizaba tareas humanitarias… Su padre rindió ante su féretro un homenaje que nunca olvidaré. Al fin y al cabo, la manera de mantener vivo a alguien es a través del recuerdo vivo. Y la despedida -multitudinaria y emocionadísima- de un gran y sabio amigo que me dejó como legado la expresión “p’alante” ante las dificultades.

Desde el punto de vista del duelo… es un buen paso… “la despedida“, saber decir adiós

Ya comenté quién es mi gurú y eminencia sobre el duelo. Mi amiga, la doctora Elisabeth Kübler-Ross.

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

Canción de Navidad

Esta vez no serán mis palabras, sino las de Silvio (sin desperdicio): Canción de Navidad.

El fin de año huele a compras,
enhorabuenas y postales
con votos de renovación;
y yo que sé del otro mundo
que pide vida en los portales,
me doy a hacer una canción.
La gente luce estar de acuerdo,
maravillosamente todo
parece afín al celebrar.
Unos festejan sus millones,
otros la camisita limpia
y hay quien no sabe qué es brindar.

Mi canción no es del cielo,
las estrellas, la luna,
porque a ti te la entrego,
que no tienes ninguna.

Mi canción no es tan sólo
de quien pueda escucharla,
porque a veces el sordo
lleva más para amarla.

Tener no es signo de malvado
y no tener tampoco es prueba
de que acompañe la virtud;
pero el que nace bien parado,
en procurarse lo que anhela
no tiene que invertir salud.

Por eso canto a quien no escucha,
a quien no dejan escucharme,
a quien ya nunca me escuchó:
al que su cotidiana lucha
me da razones para amarle:
a aquel que nadie le cantó.

GARRICK

 

Tricicle by Juan BELLIDO

DAVID GARRICK(1717-1779), fue un reconocido actor inglés del siglo XVIII. Estaba tan extraordinariamente dotado para la comedia, que los médicos recomendaban sus actuaciones como una especie de remedio mágico, capaz de sanar cualquier pena del alma.

Ya he hablado en otros post sobre mi relación con el humor.

GARRICK, sin saberlo, fue el PRIMER RISOTERAPEUTA de la historia.

Hoy, en pleno siglo XXI, cuando se conoce científicamente que los niños ríen unas trescientas veces al día y los adultos tan sólo unas quince. Nos hace bien recordarlo. Nos sentará bien buscar a nuestro niño interior.

Tricicle, anoche me regalaron un risueño espectáculo inspirado en él. Hicieron fluir un inmenso caudal de endorfinas y me hicieron mover casi 400 músculos a la vez.

 

Garrick by Juan BELLIDO

El escrito mexicano Juan de Dios Peza(1852-1910), escribió el siguiente poema también inspirado en Garrick.

REÍR LLORANDO
Viendo a Garrik actor de la Inglaterra
el pueblo al aplaudirlo le decía:
Eres el más gracioso de la tierra,
y el más feliz…
Y el cómico reía.

Víctimas del spleen, los altos lores
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores,
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez, ante un médico famoso,
llegóse un hombre de mirar sombrío:
sufro le dijo, un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.

Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan mi nombre ni mi suerte;
en un eterno spleen muriendo vivo,
y es mi única ilusión la de la muerte.

Viajad y os distraeréis.
¡Tanto he viajado!
Las lecturas buscad.
¡Tanto he leído!
Que os ame una mujer.
¡Si soy amado!
-Un título adquirid.
-¡Noble he nacido!
-¿Pobre seréis quizá?
-Tengo riquezas.
¿De lisonjas gustáis?
¡Tantas escucho!…
¿Qué tenéis de familia?
Mis tristezas…
¿Vais a los cementerios?
Mucho… mucho…

De vuestra vida actual ¿tenéis testigos?
Sí, mas no dejo que me impongan yugos:
yo les llamo a los muertos mis amigos;
y les llamo a los vivos, mis verdugos.

Me deja, agrega el médico, perplejo
vuestro mal, y no debe acobardaros;
tomad hoy por receta este consejo
“Sólo viendo a Garrik podréis curaros”.

¿A Garrik?
Sí, a Garrik… La más remisa
y austera sociedad le busca ansiosa;
todo aquel que lo ve muere de risa.
Tiene una gracia artística asombrosa.
¿Y a mí me hará reír?
¡Ah! sí, os lo juro,
él sí; nadie más que él; mas… ¿qué os inquieta?
Así -dijo el enfermo-, no me curo:
¡Yo soy Garrik!… Cambiadme la receta.

¡Cuántos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
Porque en los seres que el dolor devora
el alma llora cuando el rostro ríe!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestra planta pisa,
lanza a la faz la tempestad del alma
un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto,
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto,
y también a llorar con carcajadas.

 

AMORES IMPOSIBLES

Al amor, no se le dictan leyes.

Benito Pérez Galdós

Llueve sobre la ciudad, medio vacía por un puente…

Preparando una sesión de coaching en torno al equilibrio emocional-racional.

A vueltas con el amor, el enamoramiento, el querer y el poder.

Enamorarse es amar las coincidencias y amar enamorarse de las diferencias, le leí a Jorge Bucay…

Es la clave de la sesión de coaching que preparo. Ya he hablado sobre las sesiones de coaching en torno al amor, en varios post anteriores.

Una canción, que conjuga el tiempo y los sentimientos…

“Para todo hay un tiempo”

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

TE ESPERARE UNA VIDA. 

Te esperare una vida, 
poderte realizar una declaración 
acaso porque el tiempo no es más que un elemento de dilatación , 
te esperare una vida 
por que no más que pase yo sabré aguardar 
a que tu encanto guie mi camino a tu mar. 

Te esperare una vida 
por que tengo defectos y tengo que amar 
a quien mi compromiso 
con plena libertad me hizo recordar 
que existen en el mundo, 
no solo una persona sino dos y tres 
que merecen la pena para quererles bien. 

Te esperare una vida 
acaso y nuestra muerte ya nos unirá 
cuándo nos reencarneemos 
prometo serte fiel hasta la eternidad 
te esperare en el cielo, 
sabiendo que es el único lugar para ti 
te esperare un infierno 
si me reuno junto a ti. 

Te esperare una vida 
por que gracias a ti podré recomenzar 
con ímpetu y con gozo 
una nueva aventura que nos unirá 
por tu amor mi avaricia 
de ser casi inmortal y lo conseguiré 
sabiendo que te espero 
yo volveré a nacer. 

Te esperare una vida 
acaso y nuestra muerte ya nos unirá 
cuándo nos reencarneemos 
prometo serte fiel hasta la eternidad 
te esperare en el cielo, 
sabiendo que es el único lugar para ti 
te esperare un infierno 
si me reuno junto a ti.