Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 21.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 8 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Mi hijo es mal estudiante ¿qué hago con él?

fracaso-escolarSon malas fechas para los pequeños y grandes estudiante, que no han obtenido buenos resultados en esta evaluación.

Han de estar preparados a las preguntas impertinente de familiares propios y extraños acerca de los resultados escolares del tipo: ¿y el cole? ¿habrás aprobado? ¿tantos suspensos?… La situación a todas luces es incómoda para el niño/a y también para sus padres, que queriendo salir al paso de la “vergüenza” aprovechan para volcar sobre el “fracasado estudiante” más de: “no sé que voy a hacer…” “lo único que tiene que hacer es estudiar y…. bla, bla, bla…” “este niño… niña…” Esto si con suerte no se pasa al capítulo de descalificaciones que no se porqué absurdo razonamiento pretenden ser motivadores: “es un flojo” “no lo hace porque es un vago…”

Es empáticamente entendible este comportamiento irracional por parte de los progenitores. No es más que un torpe vehículo para dejar salir la frustración de querer lo mejor para sus “retoños”.

Párese un momento: imagine aquella situación, donde la “ha cagado” en su trabajo…. Imagino que habrá alguna situación de estas. Imagine ahora que su vecina del quinto, a la que ve sólo de año a año, le para por la escalera y le pregunta sobre su trabajo, y su pareja aprovecha para poner en “evidencia evidente”, que usted se equivocó en el curro,… que la pició… que ese día no dio pie con bola, que… eso… que la cagó…

Es posible que esté pensando que no es lo mismo una vecina que una tía, un primo (carnal) que un vecino con cara de primo. Pues bien, desde la desafección emocional, es lo mismo: un entrometido o entrometida.

Así, no se motiva, sino que se ayuda a perpetuar la creencia de que no se puede. Es distinto haber sacado malos resultados a SER mal estudiante. Es distinto suspender que ser un fracasado.

Los suspensos tienen una atribución paradójicamente diferente según de quien se trate. Así “me han suspendido” o “he aprobado” cuando la nota me la ponen a mí. Y “has suspendido” y “te han aprobado” si ninguneo tu éxito. Extrapolando el caso a la vida de los adultos, le suena la expresión de algún envidioso ante el éxito ajeno: “fulanito… es que…tiene mucha suerte”…

Cada cosa en su sitio y cada sitio tiene su cosa. Dejemos que los chicos vivan las fiestas en paz. Si necesitan feedback, confrontación, revisión sobre su hacer y actuar como estudiantes, ocúpese de ello de continuo y con estrategia. Y si es necesario con ayuda de un profesional.

De esto se encarga el “coaching educativo”… Con estrategias movilizamos a los estudiantes. La motivación no existe, la automotivación sí. Descubrir qué mueve al chaval. Promover el primer paso, es el inicio de una carrera de fondo.

El cambio es posible.“Este chico no llegará nunca a ningún sitio” dijo el ilustre profesor al pequeño Albert Einstein“Su rendimiento, sus resultados, son insatisfactorios. No asimila bien. No puede aprender ni biología” afirmaba el eminente profesor del que hoy es premio Nobel de medicina John Gurdon. Otro lumbrera educador dijo “Un chico que se encuentra por debajo de los estándares comunes de la inteligencia. Es una desgracia para su familia” de Charles Darwin“El trabajo escolar de mi hijo es un insulto a la inteligencia” decía el propio padre de Winston Churchill. Giuseppe Verdi no fue admitido en la Escuela Superior de Música de Milán porque no ponía bien las manos al piano. Unamuno suspendió la asignatura de literatura, al igual que Balzac.

Todos estos casos, que no se si sus tíos y tías, en la cena de Navidad, les encordiaban con los estudios, pero sí tienen en común que encontraron su automotivación y descubrieron qué les limitaba a despegar… “Siempre me ha encantado aprender. Lo que no me gusta es que me enseñen” reflexionaba Churchill. “Sólo me moví a estudiar cuando entendí que moriría pronto y que había que activarse”, declaró el genio Hawking. “No me gusta aprender de memoria” Einstein.

Buena automotivación y que tengan la fiesta en paz!

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

MUJERES QUE QUIEREN SER SU MEJOR VERSIÓN

“El testimonio de las mujeres es ver lo de fuera desde dentro.
Si hay una característica que pueda diferenciar el discurso de la mujer, es ese encuadre”.
Carmen Martín Gaite 

Debe ser que llegan  fechas donde donde el ejercicio de regalar se convierte casi en una obligación. Delicada y dificultosa tarea que, sin lugar a dudas, tiene su máxima cota de éxito cuando el presente toca el corazón del regalado.

Me gusta regalar “cosas”, “momentos”, “oportunidades” que no tienen precio. O cuyo precio no pueden, quieren o saben pagar los destinatarios.

Es curioso, porque en estas fechas es frecuente que yo reciba llamadas de personas que quieren regalar unas sesiones de coaching a algún familiar o amigo/a. En todos esos casos predomina la explicación que argumenta que regalado les “obligará” a dar el paso de “dejarse ayudar”.

El paso inexorable del tiempo, puede vivirse de múltiples maneras. Hay herramientas de coaching, cuyo objetivo es justo hacer una lectura realista y en clave de aprendizaje de lo vivido. He regalado este texto a mujeres que necesitaban “reubicar” su Ser en medio de la vida que les tocaba vivir.

Para tí, que un día tuviste la valentía de transitar por un camino incierto, pero elegido.

OJO CON ELLAS…

Andan por ahí, con su atrevido miedo, portando sus cuarenta y tantos, lindas, leídas, viajadas, sensibles.
Ojo con ellas.
Vienen de cerrar una puerta con decisión, pero sin olvido. Amaron, construyeron, parieron, cumplieron.
Amaron a su hombre, dieron alas a sus crías y ahora, desentumecieron las suyas: ¡ahí estaban!: intactas, brillantes,soberbias, majestuosas, listas para el vuelo: no ya las de un hornero, sí las de una gaviota, soberana y curiosa.
Saben de la vida y de tu hambre porque con su cuerpo han sabido saciarlas.
Expertas en estupidez y sus matices: se reconocieron inmersas en ella hasta el estupor y soportaron mucha hasta el dolor; sabrán distinguirla, no lo dudes.
Versadas en economía, la aplican en el gesto, en el andar y en su exacta sensualidad.
Ojo con sus caderas sabias: ya se estiraron y contrajeron, se estremecieron y agitaron.
Saben del amor, en todos sus colores, desde el rojo resplandor al mustio gris.
Sus piernas fuertes arrastran raíces todavía.
Prontas a sentir, van con una vieja canción en los labios, profunda intensidad en la mirada y delicada seguridad en la sonrisa.
Pero, si esta advertencia es tardía, y descubres que ya no puedes dejar de pensar en ella, entonces, ten cuidado de ahora en más, no te equivoques, no lo arruines: no les envíes un mensaje de texto, mejor invítale un café con tiempo; no recurras al e mail, preferirán sin duda un poema en servilleta. No les hagas promesas, no les vendas imagen, mejor exhibe tu autenticidad mas despojada. No caigas, por rellenar, en aturdido ruido vacuo, deja que respire un silencio en común.
Vienen de quemar las naves y cambiar comodidad indolente por riesgo vital.
Avanzan por un camino incierto, pero elegido.
En su cartera, fotos, un perfume y algunas lágrimas.
En su mirada, una decisión…
Ojo con ellas…tal vez, si tienes suerte, hay una en tu camino.

Jorge Eduardo Cinto.
Publicado en Escritores de Tucuman Siglo XXI.
Lucio Piérola Ediciones.

Y una canción…

El coaching no es magia

El coaching no es magia. El coaching no hace milagros. El coaching no hace nada por ti que tu no quieras… Estos son, tan sólo algunos “noes” que es importante tener en cuenta para decidirse por el coaching.

Gracias a End2Endcoaching