Adicción al amor y otras yerbas.

 

Os traigo en esta entrega una canción que me inspiró el otro día en el concierto de “La canalla”. Habla del amor como si de una sustancia estupefaciente fuera.

Ciertamente el amor puede crear dependencia, o mejor dicho, lo que el amor provoca en nosotros puede generar adicción.

La dependencia al amor, siempre tiene que ver con el apego. Apego y deseo pueden confundirse pero no es lo mismo. La literatura, el cine y el teatro están llenas de historias de amor que ciertamente nos generan un excepcional interés. Las consultas de los que nos dedicamos “profesionalmente a la ayuda” están llenas de exclamaciones del tipo “no puedo vivir sin ella”, “sin él mi vida no tiene sentido”, “no sé que voy a hacer si no está”….

El apego es autoasfixia cuando sucede la ausencia.

Desapegarse no es lo mismo que distanciarse indiferentemente. Desapegarse es dar el espacio para que ambas personas puedan desarrollarse con seres individuales. Ello es compatible con proyecto vital común lógicamente.

El desapego es amar sin miedo.

Y trabajar con el miedo, como emoción que nos proporciona una información privilegiada es el camino.

Debajo de una adicción al amor puede haber un apego que encierra un miedo. Miedo a dejar de ser adulado/a, o tal vez a dejar de ser protegido/a, o a dejar de recibir admiración, o ternura, o sexo, o seguridad, o….

El miedo, ese invisible acompañante que nos alerta de lo presentimos como peligroso.

En positivo, el apego emocional y la adicción amorosa, tienen vías de mejora. Para ello si te sientes adicto al amor puedes ir preguntándote

1. ¿Tienes miedo a perderlo/a?

2. ¿Tienes miedo a sentirte sólo/a? ¿En día a día realizar acciones que te llevan a no sentirte sólo/a? ¿Te relacionas con otras personas? ¿Te sientes acompañado/a en la vida?

3. ¿Tienes miedo a no contar con su seguridad o protección? ¿Mantienes una relación que se parece en algo a una relación entre padre/madre con un hijo/a?

4.¿Tienes miedo a perder los arrumacos, mimos, caricias, besos, sexo?

5.¿Tienes miedo a perder esa relación tan exclusiva de cercanía, complicidad, compañerismo?

6.¿Tienes miedo a tener que volver a empezar? ¿Tienes miedo a repetir alguna historia?

7.¿Tienes miedo a…?

Y respondiéndote comienza a trabajar en:

1. Mirar a la otra persona de manera realista.

2. Mirando tu historia de manera posibilista.

3. Mirando de frente tus miedos. Hablando con ellos.

4. Asumir que tu vida por sí sola tiene valor.

5. Compartir tu proyecto vital está bien. Hacer que tu vida dependa del proyecto vital de otra persona… sin libertad, no tanto.

Juan BELLIDO, palabra de coach

 

Autor: coachingparavivir

Coach Profesional Certificado Senior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s