Límite ético

En el desierto de los desiertos

Tengo por principio, no contar ni publicar nada que pueda comprometer la intimidad y confidencialidad de terceras personas. Por eso profesionalmente no tuiteo, ni publico en el “caralibro” (facebook), ni en linkedin, ni en el blog, dónde estoy, dónde estoy trabajando, ni con quién ni cómo.

Ello, movido por un fuerte principio de respeto y atendiendo al arte de la prudencia más estricta.

Si yo publicara, por ejemplo, que en una sesión de coaching, ayer comentaba con un cliente la importancia de elegir. Ese ambigüo comentario, leído en el hogar de mi (hipotético) cliente, podría dar lugar a que su entorno (pareja, jefa, compañeros de trabajo, amigos o vecino del quinto) sepa que mi cliente ha recurrido a la ayuda de un coach para elegir. Si el distanciamiento con su esposa es una evidencia, como lo son las numerosas horas que pasa “trabajando” y fuera del hogar, pudiera estar además yo con mi ingenuo  a la par que estúpido comentario movido por el ego, dando al mundo, y por ende, a su esposa, compañeros, jefa y vecino del quinto, más información de la que mi cliente (sagrado) quiere dar.

Mi ética profesional me hace ser celoso de lo que publico, digo y comento, salvo que el/la cliente/a me autorice expresamente a hacerlo dando datos relevantes, o yo considere que el tiempo y el espacio, son lo suficientemente dilatados como para preservar esa confidencialidad. Dicho de otra manera, para que nadie leyendome pueda conectar los puntos y tener más datos que los que el protagonista de la historia quiera dar.

Es por esto, por lo que no suelo publicar en qué congreso, curso, despacho o empresa o caso ando, so pena de perder “curriculum público”, imagen personal, marca personal, branding, prestigio y cuantas más insolentes justificaciones mercantilistas quiera poner a mi favor.

A toro pasado, sí. La confidencialidad está asegurada y “el despiste” de lo escrito también.

Es mi límite ético. Y el precio que estoy dispuesto a pagar.

Os dejo un video para la reflexión, y una foto en el Sáhara, en apoyo de Ainhoa y Enric, secuestrados en la misma tierra donde hace poco estuve… en silencio.

Juan Bellido, palabra de coach

www.juanbellido.com

Límites éticos de lo que uno hace… por eso no publico cuaándo hago coaching

Autor: coachingparavivir

Coach Profesional Certificado Senior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s