Voluntad y superación personal

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica:
la voluntad.
Albert Einstein (1879-1955)
Bernarda Alba por Juan BELLIDO

Tuve la oportunidad de ver a estas mujeres superándose a sí mismas. De las chavolas al escenario; del segundo plano, al centro de las miradas.

Estas ocho gitanas, han sabido ir más allá de lo que la mayoría esperaban de ellas.

Interpretan “La casa de Bernarda Alba“, por toda España en versión TNT-El Vacie.

Llegaron al escenario más prestigioso de España, el Teatro Español de Madrid.

Fué el acontecimiento revelación del año en España, y en la capital, como en las doce comunidades autónomas que ha recorrido, acabó agotando las localidades, se ha indicado en nota de prensa. Además, la crítica lo viene señalando como “un hito en la historia del teatro, inolvidable, insólito, espectcular y único”.

Así, esta obra, que cerró 2010 abarrotando el Teatre Lliure de Barcelona, la han presenciado ya más de 25.000 espectadores y son ya siete los premios que ha recibido.

Todo un ejemplo de voluntad y superación personal. Posiblemente porque no oyeron a los que le dijeron “que eso no podía ser”.

Como en el cuento que os dejo de mi admirado Albert.

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

 

Dos niños patinaban en un lago congelado de Alemania.

Era una tarde nublada y fría. Los niños jugaban despreocupados. De repente, el hielo se quebró y uno de los niños se cayó, quedando preso en la grieta del hielo. El otro, viendo su amigo preso y congelándose, tiró un patín y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas hasta, por fin, conseguir quebrarlo y libertar al amigo.

Cuando los bomberos llegaron y vieron lo que había pasado, preguntaron al niño:

– ¿Cómo conseguiste hacer eso? ¡Es imposible que consiguieras partir el hielo, siendo tan pequeño y con tan pocas fuerzas!

En ese momento, el genio Albert Einstein, que pasaba por allí, comentó: – Yo sé cómo lo hizo.

– ¿Cómo? – Le preguntaron. “Es sencillo, respondió Einstein, no había nadie para decirle que no era capaz”.

(Albert Einstein)

Autor: coachingparavivir

Coach Profesional Certificado Senior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s