Enseña tus heridas y así las curarás

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos (…)

Por eso canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento(…)
antes de que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

CHARLES CHAPLIN

Pablo Alborán con una sensible, bella y armoniosa voz, interpreta la letra -brillante- junto a Diana Navarro.

A Diana tuve la ocasión de conocerla entre bambalinas. En su camerino tras un espectacular concierto en el Teatro Lope de Vega en Sevilla. A Diana su humildad la hace grande. Mientras esperaba para saludarla, obeservé a cámara lenta, cada gesto, cada minúsculo movimiento que delataban sus emociones, cada movimiento inconsciente que interpretado desde el LNV (lenguaje no verbal), me fueron presentando a Diana.

Entre los gestos, me impresionó sobremanera, cómo ella, la artista, se agachaba junto a sus fans, para no “empequeñecerlos” a ellos, delante de las cámaras de foto, entre bromas sobre su verdadera altura y el efecto de los “taconazos”.

Como digo a Diana su humildad la hace grande.

Volviendo a Pablo y su canción: Enseña tus heridas y así las curarás, que sepa el mundo entero
que tu voz guarda un secreto,no menciones tu nombre que en el firmamento
se mueren de celo,tus ojos son destellos,tu garganta es un misterio.

En las sesiones de coaching personal, estoy acostumbrado a oir cómo las personas cuando enseñamos nuestras heridas, ese proceso, por sí solo, ya es terapéutico, ya es sanador.

Todos/as hemos experimentado esa paz interior al poder “poner palabras” a lo que nos pasa, ante un amigo/a íntimo, confidente, coach…. y los ojos se vuelven destellos… y la garganta “misterio” -con nudo y todo- se vuelve volcán de emociones, de sinceridades, de paces, de sueños, y de vueltas a empezar…

Gracias, Pablo. Gracias Diana y Gracias José Luis Castillo por lo que hacéis -sabiéndolo o no- con las emociones, los sentimientos, los pensamientos, las vivencias y los procesos vitales.

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

 


Regálame tu risa,
enseñame a soñar
con solo una caricia
me pierdo en este mar
Regálame tu estrella,
la que ilumina esta noche
llena de paz y de armonía,
y de entrega de mi vida

Hace que mi cielo
vuelva a tener ese azul,
tintas de colores
mi mañana solo tú
navego entre la sola de tu voz
y tú, y tú, y tú, y solamente tú
hace que mi alma se despierte con tu luz
y tú, y tú, y tú..

Enseña tus heridas y así las curarás
que sepa el mundo entero
que tu voz guarda un secreto
no menciones tu nombre que en el firmamento
se mueren de celo
tus ojos son destellos
tu garganta es un misterio

Hace que mi cielo
vuelva a tener ese azul,
tintas de colores
mi mañana solo tú
navego entre la sola de tu voz
y tú, y tú, y tú, y solamente tú
hace que mi alma se despierte con tu luz
y tú, y tú, y tú.. y tu, y solamente tu
y tu, y tu, y tu…

Enseña tus heridas y así la curará
que sepa el mundo entero
que tu voz guarda un secreto
___ tu nombre que en el firmamento
se muera en __
tus ojos son de ____
tu garganta es un misterio

 

Hace que mi cielo
vuelva a tener ese azul,
tintas de colores
mi mañana solo tú
navego entre la sola de tu voz
y tú, y tú, y tú, y solamente tú
hace que mi alma se despierte con tu luz
y tú, y tú, y tú..

Autor: coachingparavivir

Coach Profesional Certificado Senior

2 thoughts on “Enseña tus heridas y así las curarás”

  1. me sigo quedando sin palabras…
    y he experimentado que es cierto todo lo que escribes…
    a Pablo Alborán no tengo la suerte de conocerle, he vuelto a revivir el momento en que pude saludar a Diana porque lo que has escrito es lo que sentí, y José Luis… espero poder seguir caminando muuuchos años más en su compañía….
    Gracias por cada post, Juan…

    Me gusta

  2. No conozco a Diana ni a Pablo, pero sí he tenido la suerte de cruzarme con José Luis en mi navegar vital…
    Una mirada, ¡hay que ver cuan inmenso es el poder de una mirada!… para mi fue el salvavidas que me devolvió al bordo cuando atravesaba uno de los peores temporales huracanados que he vivido… Las olas siguieron levantado mi barco por algún tiempo, pero ya no me ahogaba.
    Se lo dije en su momento, pero me sigue brotando de lo más profundo cada vez que lo recuerdo: ¡GRACIAS!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s