desiderata

mezquita-e-iglesia

A veces, en la vida por “causalidad” caen en nuestras manos textos, canciones, imágenes, encuentros, que pueden “iluminar” nuestro sentir y vivir. Es parte del vivir conscientemente cada etapa de nuestra vida. Es además una de las claves de los procesos de coaching. Entrenar “el darse cuenta”. Por causalidad esta desiderata del siglo XVII… ¡cuantos sabios han pasao por aquí!!!

Camina plácidamente en medio del ruido y de la prisa, y recuerda que la paz se genera en el silencio. Mientras puedas, sin humillarte, mantén buenas relaciones con todos. Di la verdad tranquila y claramente, y escucha a los demás, incluso al más oscuro e ignorante, que también tiene algo que decir. Evita a las personas vocingleras y agresivas, que turban la paz del espíritu.
No te compares con los demás pues podrías volverte vanidoso o amargado, porque siempre habrá personas que sean mejores o peores que tú. Disfruta con tus logros e incluso con tus proyectos. Pon todo tu interés en el trabajo por humilde que sea, es tu auténtica riqueza en los avatares de la vida. Ve con cautela en tus negocios, porque el mundo está lleno de acechanzas. Pero no seas ciego a la virtud. Que en él hay muchas personas que luchan por alzar los ideales más altos, y por todas partes la vida está llena de heroísmo.

Sé tú mismo. Especialmente no finjas un aspecto que no sientes, ni seas pesimista respecto al amor, porque pese a toda aridez y desencanto es eterno como la hierba. Acepta amablemente el consejo de los años, abandonando con una sonrisa los caprichos de la juventud. Fortalece el espíritu para que te sostenga en el caso de un repentino revés de la fortuna. Pero no te desesperes por males imaginarios, muchos temores nacen de la fatiga y de la soledad. No te dejes dominar por una excesiva disciplina, Trátate con cariño. Tú eres una criatura del Universo, no menos importante que los árboles y las estrellas y tienes derecho a estar aquí. Y si esto no está claro para ti, no dudes que el Universo sigue el camino que debe.

Por lo tanto, mantente en paz con Dios, cualquiera que sea la forma en que lo concibas y cualesquiera que sean tus obras y aspiraciones, en la ruidosa confusión de la vida mantente en paz con el alma. A pesar de todas sus falsedades, sus duras tareas y sus sueños malogrados, el mundo es aún hermoso. Sé prudente. Trata de ser feliz.

Hallada en la Iglesia de
San Pablo Baltimore.
Fechada en 1692

Anuncios

Autor: coachingespiritual

Coach Profesional Certificado Senior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s