Skip to content

Estrategias de coaching para VIVIR EL PRESENTE

mayo 27, 2011

El futuro nos estresa y el pasado nos encadena, mientras se nos escapa el presente.

Juan BELLIDO

 

Son muchas las veces en que mis clientes aterrizan en su necesidad de “aprender a vivir el presente”, es decir desconectar de muchas cosas, actividades, pensamientos, sentimientos, para poder sentirse y vivirse desde “el aquí y ahora”.

Desde las estrategias de coaching PROPONGO TRES FASES: ANÁLISIS, PLAN DE ACCIÓN Y ACCIÓN.

EL ANÁLISIS:

1 Analizar y reconocer cuáles son los vampiros del tiempo. Por ejemplo: la tecnología en sus múltiples formas, como en el video que os dejo más abajo, amigos egoístas con el tiempo, etc.

 2. Analizar y reconocer pensamientos recurrentes. Por ejemplo: cuando termine la carrera… cuando lleguen  las vacaciones…

3. Analizar y reconocer si el pasado te encadena: Por ejemplo: si no hubiera hecho… Si hubiera hecho…

5. Reconocer el presente: las cosas están como están. Por ejemplo: te has enamorado, tengo esta enfermedad, mi vida ha cambiado…

 

EL PLAN DE ACCIÓN:

Sabemos que el excesivo análisis lleva a la parálisis, por eso, tras el análisis debe llegar el PLAN DE ACCIÓN:

Aquí y ahora ¿que puedes hacer?

Aquí y ahora ¿qué debes hacer?

Aquí y ahora ¿qué quieres hacer?

Aquí y ahora ¿cómo lo puedes hacer?

 Aquí y ahora ¿cómo puedo construir mi futuro?

Aquí y ahora ¿qué debo hacer para construir mi futuro?

LA ACCIÓN:

Ahora toca ACTUAR.

Aquí y ahora y sólo por hoy vive el presente. 

No debemos olvidar que vivir el presente no es lo mismo que vivir para el presente.

Complemento el post con un texto de Osho.

Juan BELLIDO, palabra de coach

www.juanbellido.com

“Hay una antigua historia. En los días de los Upanishads había un gran rey, Yayati. Le llegó la hora de la muerte. Tenía cien años. Cuando la muerte llegó, empezó a sollozar y a llorar y a gemir. La muerte le dijo, “Esto no encaja contigo. Un gran emperador, un hombre valeroso, ¿qué estás haciendo? ¿Por qué lloras y gimes como un niño? ¿Por qué tiemblas como una hoja al viento? ¿Qué te ha sucedido?” Yayati dijo, “Tú has llegado y yo aún no he sido capaz de vivir. Por favor dame un poco más de tiempo para que pueda vivir. He hecho muchas cosas, he luchado en muchas gue rras, he acumulado mucha riqueza, he construido un gran imperio, he incrementado en mucho la fortuna de mi padre, pero no he vivido. En realidad no me quedó tiempo para vivir… y tú has llegado.

No, es injusto. ¡Dame un poco más de tiempo!” La muerte le dijo, “Pero me he de llevar a alguien. De acuerdo, hagamos un pacto. Si uno de tus hijos está dispuesto a morir por ti, me lo llevaré”.

Yayati tenía cien hijos, miles de esposas. Llamó a sus hijos y les preguntó. Los más viejos no le quisieron escuchar. Se habían vuelto astutos y se encontraban en la misma trampa. Uno, el ma yor, tenía setenta años. Le dijo, “Pero yo tampoco he vivido. ¿Y qué hay de mí? Al menos tú ya has vivido cien años; yo he vivido sólo setenta; debería tener otra oportunidad”.

El más joven –que solamente tenía dieciséis o diecisiete– se acercó, tocó los pies de su padre y le dijo, “Yo estoy dispuesto”. Incluso la muerte sintió compasión por el chico. La muerte sabía que él era inocente, que no estaba versado en los caminos del mundo, que no sabía lo que estaba haciendo. La muerte susurró al oído del niño, “¿Qué haces? ¡Estúpido! Mira a tu padre. Tiene cien años y no está dispuesto a morir, ¡Y tú tienes sólo diecisiete! ¡No sabes lo que es la vida!” El chico insistió, “¡Se acabó la vida! Mi padre ha llegado a los cien y todavía cree que no ha sido capaz de vivir, de modo que ¿para qué? Incluso aunque viviera cien años, sería lo mismo: Es mejor dejarle vivir mi vida. Si él no ha sabido vivir en cien años, entonces todo este asunto es una tontería”.

El hijo murió y el padre vivió cien años más. De nuevo la muerte llamó a su puerta y de nuevo él empezó a llorar y a gemir. Dijo, “Me olvidé por completo. De nuevo empecé a acumular más ri queza, a expandir mi reino; y los cien años han pasado como en un sueño. Tú estás aquí de nuevo y aún no he vivido”.

Y esta situación continuó. La muerte fue una y otra vez y cada vez se llevaba uno de sus hijos. Yayati vivió mil años más.

Una hermosa historia, pero lo mismo ocurrió otra vez. Pasaron mil años y llegó la muerte. Yayati estaba temblando y llorando y gimiendo. La muerte le dijo, “Ya es demasiado. Has vivido mil años y todavía dices que no has sido capaz de vivir”. Yayati le dijo, “¿Cómo puede uno vivir en el aquí y ahora? Siempre estoy posponiendo: mañana y mañana. ¿Y mañana? Y de repente tú estás aquí”.

El posponer la vida es el único pecado al que yo llamo pecado.

No la pospongas. Si quieres vivir, vive aquí y ahora. Olvídate del pasado, olvídate del futuro; éste es el único instante, éste es el único momento existencial. Vívelo. Una vez pase, no podrás re cuperarlo, no podrás reclamarlo.

Si empiezas a vivir en el presente, dejarás de pensar en el futuro y no te aferrarás a la vida. Cuando vives, cuando conoces lo que es la vida, te encuentras satisfecho, saciado; tu ser, al completo, se siente dichoso. No hay necesidad de ninguna compensación. No hay necesidad de que la muerte venga al cabo de cien años y te vea temblando y llorando y gimiendo. Si la muerte llega ahora mismo, estarás dispuesto; habrás vivido, disfrutado, celebrado. Un solo instante de estar realmente vivo es suficiente; mil años de una vida irreal no son suficientes. Mil años o un millón de años de una vida que no haya sido vivida, no son nada; y yo te digo que un solo instante de una experiencia vivida, es una eternidad en sí misma. Estás más allá del tiempo; tocas el alma misma de la vida. Y entonces no hay muerte, ni preocupación, ni apego. Puedes abandonar la vida en cualquier instante y sabes que no dejas nada. La has disfrutado plenamente, al límite. Estás rebosante de ella; estás dispuesto.

Un hombre que está dispuesto a morir sintiéndose alegre es un hombre que realmente ha vivido. El aferrarse a la vida revela que no has sido capaz de vivir. Abrazar la muerte como parte de la vida revela que has vivido como debías. Te sientes satisfecho”.

Osho, Yoga: La Ciencia del Alma, Vol. IV

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores

%d personas les gusta esto: